Para describir París en función del orden arquitectónico imperante en la ciudad podemos pasar tranquilamente por alto los casi 2.000 años de la historia de la ciudad anteriores al siglo XIX, y es que desde mediados de ese siglo la ciudad fue transformada casi en su totalidad. Se estima que aproximadamente el 60% de los edificios de París fueron modificados.

estilo haussman paris edificios

Tras la llegada al poder de Napoleón III, el nuevo emperador encargó al funcionario civil francés Georges Eugène Haussmann en 1852 iniciar un programa de profundas reformas sobre París, el estilo Haussmann.

La idea principal no solo pretendía realojar a las clases burguesas en el centro de la ciudad, sino que también tenía la finalidad de conseguir calles demasiado anchas para que, dadas las antiguas experiencias, los posibles rebeldes no fueran capaces de construir barricadas a lo largo de ellas y además fuera posible la circulación de batallones en formación y, en el peor de los casos, de la artillería, si fuera necesario.

Para ello Haussmann proyectó una red de amplias avenidas que unirían las principales estaciones de tren, de manera que las tropas de provincias pudieran entrar en combate en un corto periodo de tiempo. De esta manera, durante el Segundo Imperio se pudo llevar a cabo la rápida represión de la Comuna de París en 1871.

Durante casi 20 años tras el comienzo de las primeras obras la vida en la ciudad se vio eclipsada por los trabajos de Haussmann y la metódica y sistemática demolición de las calles más estrechas de la ciudad medieval, que fueron paulatinamente sustituidas por un entramado de amplias avenidas y bulevares flanqueados de árboles y de edificios de altura uniforme.

Se demolieron cerca de 27.000 casas y se construyeron o reconstruyeron otras 102.000, se levantaron trece iglesias, dos sinagogas, cinco ayuntamientos y seis barracones militares, además de los mercados, colegios y estaciones de policía con que se dota a prácticamente todos los barrios de la ciudad.

el estilo haussman paris

Gracias a la iniciativa privada los bulevares rápidamente se convirtieron en los ejes de la vida social parisina ya que se vieron llenos de cafés y tiendas que ocupaban las plantas bajas de unos edificios cuyos alquileres eran prohibitivos.

Las normas eran claras para estos edificios de apartamentos: altura de 5 plantas, máximo 20 metros comprendiendo los entresuelos, tejados de cinc con mansardas, muros de piedra caliza, rejas negras, balcones como mínimo en los cuerpos 2 y 5, vanos rigurosamente alienados y remate de las chimeneas en gres rojo.

El poco espacio con el que contaban los arquitectos para lucirse en sus diseños provocó que al final todos presentaran diseños muy similares, básicamente en estilo neo-clásico. De esta manera sería en los fascinantes detalles arquitectónicos tales como columnas, ménsulas, rosetones o molduras, de la fachada en los que cada arquitecto podía destacar sobre los demás.

En su interior un apartamento Haussmann está compuesto por habitaciones amplias de techos altos con balcones y suelos de tarima maciza en espigas. Las ventanas y puertas deben ser de grandes dimensiones y las zonas de uso principal están orientadas hacia la calle.

En cuanto a la arquitectura pública, la mayoría de los edificios muestran estilos eclécticos con imponentes fachadas mezcla del neo-románico, neo-gótico, neo-bizantino, neoclásico y neo-barroco. El edificio civil que más éxito tuvo en su tiempo es el magnífico Palais Garnier, el nuevo teatro de la ópera para París. El enorme edificio es de estiloneo-barroco y supone la rehabilitación de ese estilo, que parecía maldito cuando llego elneo- clasicismo. La fachada recuerda a la del Louvre, pero todo está mucho más ornamentado y exhala suntuosidad por todos sus poros, continuando a la ya anticuada tradición de Versailles.